Para nosotros

y las generaciones que vienen...

Cada día se vuelve más importante la necesidad de proteger el planeta, nuestra salud y la de los nuestros. Sin embargo, muchas veces la forma de vida actual, con sus múltiples ocupaciones y distracciones, unido a la falta o exceso de información, nos impide enfocarnos en encontrar soluciones y acabamos frustrados por no hacer nada. A pesar de esto, está en nuestras manos proteger el equilibrio de nuestro planeta y lo podemos lograr a partir de una actividad que realizamos todos los días: consumir.

El consumo es un componente muy importante en la sociedad actual. Al adquirir un producto estamos satisfaciendo alguna necesidad y generalmente no somos concientes de que este sencillo acto cotidiano implica la explotación de recursos naturales y la contaminación y degradación de nuestro entorno. Afortunadamente, podemos evitar o al menos reducir este efecto, y para ello te invitamos a unirte a un movimiento cada vez más grande y fuerte a nivel mundial: el consumo responsable. Este se refiere a ser conscientes a la hora en que compramos y utilizamos un producto del efecto que tiene sobre el medio ambiente, nuestra salud y nuestra cultura.

Un sector que consume gran cantidad de recursos y del que todos nos beneficiamos es la agricultura. Además del alto consumo de agua, la agricultura industrial utiliza gran cantidad de fertilizantes, pesticidas y plaguicidas sintéticos derivados del petróleo, que acaban contaminando y envenenando el agua, los suelos y el aire, además de los animales de la zona y a los campesinos y sus familias; esto tiene como consecuencia de que el alimento que nos debe nutrir nos va enfermando lentamente. De millones de litros de plaguicida que se aplican cada año sólo una pequeña cantidad llega a las plagas, la mayor parte se desplaza por el aire, el agua y el subsuelo, va a dar a los pozos de agua, a ríos, al mar y se integra a la cadena trófica.

Una alternativa a estas prácticas es la agricultura orgánica. Ésta utiliza abonos y métodos naturales para fertilizar la tierra y controlar plagas, como son la rotación de cultivos, los policultivos, el uso de plantas trampa o repelentes naturales. La filosofía de la agricultura orgánica se encamina a trabajar con la naturaleza en vez de en contra de ella, devolviéndole a la tierra lo que nos da.

Al adquirir productos orgánicos contribuimos a prevenir la erosión de la tierra, conservar y hasta aumentar la biodiversidad y a evitar la contaminación del agua por fertilizantes y pesticidas, por lo cual también eliminarás los químicos de tu comida. Así mismo, participamos en la creación de una economía más justa que apoya a los pequeños productores y la salud de los campesinos, asegurando así un mejor futuro para nosotros y las generaciones que vienen.

- Bodhi Superfoods

Cada día se vuelve más importante la necesidad de proteger el planeta, nuestra salud y la de los nuestros. Sin embargo, muchas veces la forma de vida actual, con sus múltiples ocupaciones y distracciones, unido a la falta o exceso de información, nos impide enfocarnos en encontrar soluciones y acabamos frustrados por no hacer nada. A pesar de esto, está en nuestras manos proteger el equilibrio de nuestro planeta y lo podemos lograr a partir de una actividad que realizamos todos los días: consumir.

Un sector que consume gran cantidad de recursos y del que todos nos beneficiamos es la agricultura. Además del alto consumo de agua, la agricultura industrial utiliza gran cantidad de fertilizantes, pesticidas y plaguicidas sintéticos derivados del petróleo, que acaban contaminando y envenenando el agua, los suelos y el aire, además de los animales de la zona y a los campesinos y sus familias; esto tiene como consecuencia de que el alimento que nos debe nutrir nos va enfermando lentamente. De millones de litros de plaguicida que se aplican cada año sólo una pequeña cantidad llega a las plagas, la mayor parte se desplaza por el aire, el agua y el subsuelo, va a dar a los pozos de agua, a ríos, al mar y se integra a la cadena trófica.

El consumo es un componente muy importante en la sociedad actual. Al adquirir un producto estamos satisfaciendo alguna necesidad y generalmente no somos concientes de que este sencillo acto cotidiano implica la explotación de recursos naturales y la contaminación y degradación de nuestro entorno. Afortunadamente, podemos evitar o al menos reducir este efecto, y para ello te invitamos a unirte a un movimiento cada vez más grande y fuerte a nivel mundial: el consumo responsable. Este se refiere a ser conscientes a la hora en que compramos y utilizamos un producto del efecto que tiene sobre el medio ambiente, nuestra salud y nuestra cultura.

Un sector que consume gran cantidad de recursos y del que todos nos beneficiamos es la agricultura. Además del alto consumo de agua, la agricultura industrial utiliza gran cantidad de fertilizantes, pesticidas y plaguicidas sintéticos derivados del petróleo, que acaban contaminando y envenenando el agua, los suelos y el aire, además de los animales de la zona y a los campesinos y sus familias; esto tiene como consecuencia de que el alimento que nos debe nutrir nos va enfermando lentamente. De millones de litros de plaguicida que se aplican cada año sólo una pequeña cantidad llega a las plagas, la mayor parte se desplaza por el aire, el agua y el subsuelo, va a dar a los pozos de agua, a ríos, al mar y se integra a la cadena trófica.

Una alternativa a estas prácticas es la agricultura orgánica. Ésta utiliza abonos y métodos naturales para fertilizar la tierra y controlar plagas, como son la rotación de cultivos, los policultivos, el uso de plantas trampa o repelentes naturales. La filosofía de la agricultura orgánica se encamina a trabajar con la naturaleza en vez de en contra de ella, devolviéndole a la tierra lo que nos da.

Al adquirir productos orgánicos contribuimos a prevenir la erosión de la tierra, conservar y hasta aumentar la biodiversidad y a evitar la contaminación del agua por fertilizantes y pesticidas, por lo cual también eliminarás los químicos de tu comida. Así mismo, participamos en la creación de una economía más justa que apoya a los pequeños productores y la salud de los campesinos, asegurando así un mejor futuro para nosotros y las generaciones que vienen.

- Bodhi Superfoods

Pin It on Pinterest