Estos 10 consejos para mejorar el bienestar son aplicables sea cual sea el trabajo que desempeñes. Si crees que puedes añadir algún otro consejo, no dudes en comentar más abajo. ?

Necesitarás:

  • Agua
  • Zona iluminada
  • Buena postura
  • Descansar
  • Relajación

Instrucciones:

1. Toma los descansos oportunos, ya que las largas jornadas laborales y el sedentarismo en el trabajo pueden incrementar el riesgo de padecer contracturas. La mejor forma de prevenirlo es hacer una pequeña pausa cada dos horas por ejemplo.

2. Hidrátate bebiendo agua. Nuestro cuerpo está compuesto, alrededor de un 65% por agua. Es importante beber regularmente, a lo largo del día, para mantener un nivel de hidratación adecuado. Una pequeña pérdida de agua puede influir negativamente en tu capacidad de concentración en el trabajo. Lo ideal sería que dispusieras de una fuente de agua en el trabajo.

3. La alimentación es importante. Para asegurarte una nutrición adecuada en el trabajo, es necesario planificarla: dispón de snacks saludables en tu mesa; trae comida sana de casa; evita las bebidas con azúcar y pon una botella o vaso en tu mesa para recordar que debes beber agua durante el día.

4. Este otro consejo para conseguir bienestar en el trabajo deberás practicarlo fuera de él. Los médicos recomiendan un mínimo de 30 minutos de ejercicio diario para estar en forma. Aunque no es necesario hacerlo de una sola vez; pequeñas dosis de movimiento a lo largo del día provocan el mismo efecto que realizar la media hora del tirón.

5. Mejorar la postura en el trabajo también aumentará tu bienestar. Trabajar sentado en una mesa o con un teclado puede aumentar la tensión en la espalda, cuello y hombros. Para prevenir dolores musculares; adapta la altura del asiento, la posición del respaldo y la zona lumbar. Si tu trabajo es manual o si estás muchas horas de pie, trata de variar la postura para no cargar siempre la misma zona.

6. Relaja la vista. Concede a tus ojos un descanso mirando objetos que se encuentren situados lejos de tu lugar de trabajo. Trata de apartar la vista de la pantalla del ordenador cada hora. Lo mejor es cerrar cierra los ojos durante 5 segundos, y haz un esfuerzo por pestañar más a menudo; evitarás que tus ojos se resequen.

7. Para mejorar tu eficiencia y evitar hacer movimientos forzados, sitúa el teclado y el monitor delante de ti, y coloca todos los elementos usados con frecuencia al alcance de la mano. Lo mismo sucede si no trabajas en una oficina, la accesibilidad de tus herramientas de trabajo es fundamental para mejorar el bienestar.

8. Mueve tus músculos. Realizar simples estiramientos durante el día, puede ayudarte a prevenir la tensión y el endurecimiento muscular. Así mismo, aumentarás la flexibilidad, disminuyendo el riesgo de sufrir lesiones o contracturas.

9. La iluminación del puesto de trabajo es fundamental. Para evitar forzar la vista, necesitas un nivel de iluminación adecuado en tu puesto de trabajo. Asegúrate de que la fuente de la que procede la luz no te deslumbra ni crea sombras o reflejos en tu monitor o en tu mesa. Si eres diestro, la luz deberá venir del lado izquierdo y al revés.

10. Aprende a relajarte. Técnicas sencillas de relajación, como el control de la respiración o la meditación, pueden ayudarte a controlar tu estrés en el trabajo y mantener tu equilibrio.

Este artículo es meramente informativo. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Comentarios

Pin It on Pinterest